sábado, 22 de junio de 2013

Crónica del acto de presentación de UPK


CRÓNICA DEL ACTO DE PRESENTACIÓN DE UPK

21 de Junio de 2013










Hay alrededor de cien personas reunidas en el CAUM en un ambiente de camaradería y expectación.

Juan Antonio, militante de la asamblea de Unidad Popular de Vallecas, expresa que las luchas tienen un objetivo principal: oponerse a la degeneración de la sociedad producida por la crisis estructural capitalista. Recuerda la fiesta de presentación de UPK en la que tocan Operación Ogro y Barriockanrol: lo recaudado irá destinado a defender a lxs militantes de UPK de la represión que ha caído sobre ellxs.


Habla Mikel Jiménez: la UPK debe ser una herramienta en manos de la juventud trabajadora, a la que el sistema condena al paro, la emigración forzosa o la aniquilación mediante las drogas. El Plan de Empleo Juvenil es una muestra de ello: despidos gratis, salarios bajísimos (aproximadamente 300 euros), casi sin cotizar. Otras facetas de esta ofensiva sobre la juventud son el Tasazo en las Universidades públicas o la temprana segregación de los niños y niñas en eduación primaria. Existen alternativas a la barbarie capitalista, con datos constatables: durante el periodo especial en Cuba el PIB cayó un 30%, pero no se redujeron los fondos para Sanidad ni Educación, ni aumentó la mortalidad.
La UPK dedicará grandes esfuerzos a formar y organizar a la juventud para la toma del poder político. Ya hubo una juventud en el pasado, la de nuestros abuelos y abuelas, que nos legaron una enseñanza escrita en sangre.
Frente a otros partidos, que enarbolan la bandera de los pactos y las ingenuas reformas, la UPK quiere dar un sitio en su barriaca a todas aquellas personas que sientan que pertenecen a este lado de la trinchera. El gran objetivo es la construcción del Poder Popular.

Carlo Frabetti resalta la importancia del referente cultural como parte esencial de un referente político alternativo y rupturista. El post-modernismo y otras corrientes se han esforzado por desprestigiar sistemáticamente las herramientas de análisis de la izquierda revolucionaria. Mayo del 68 fue una muestra de que es posible plantear una confluencia entre los universitarios y el mundo de lxs trabajadorxs. El poder establecido fue muy consciente de que el marxismo comenzaba a ganar fuerza entre la juventud y la clase trabajadora, y lanza una contraofensiva destinada a desprestigiar este arma fundamental, haciendo una crítica feroz a todas las herramientas de análisis desarrolladas en el siglo XIX: el darwinismo, el psicoanálisis y el marxismo. Trataron de tachar el marxismo de antiguo y relegarlo al baúl de la Historia.
Por eso, al igual que planear la lucha política es esencial, también lo es la lucha cultural, lo que Fidel llama “la batalla de las ideas”. Al igual que no se puede dejar la política en manos de los “profesionales” de la política, no se puede dejar el desarrollo de la cultura en manos de los “profesionales” de la misma.
Las condiciones actuales hacen que se tambalee el tradicional monopolio que las clases dominantes han tenido sobre la comunicación de la información y la cultura, lo que permite la conformación de un referente cultural o contra-cultural. Es nuestro deber rescatar y defender lo antiguo, pero sobre todo crear un proceso dinámico que esté “en continuo diálogo con la realidad”.
El nuevo referente cultural es un elemento fundamental con el que se debe complementar el proceso de construcción del referente político. Un refrerente cultural que nos permita recuperar conceptos como el de lucha de clases y que nos permita afirmar: paz entre pueblos, guerra entre clases.

Elena Ortega sostiene que UPK responde a una necesidad: la necesidad de un referente político que hace que personas procedentes de distintas organizaciones, colectivos y hasta distintas tradiciones de lucha, se unan para la construcción de este proyecto.
La situación actual es la de una crisis del sistema socioeconómico que lleva al pueblo trabajador a condiciones de práctica exclavitud y total indefensión. Se está negando sistemáticamente a la gente derechos fundamentales como el de la salud, la educación, la vivienda, el trabajo... La precariedad laboral es cada vez mayor.
Sólo hay dos caminos: someterse o luchar. Luchar para arrebatar el poder a aquellos que nos han llevado a esta situación. Nuevamente, se presenta el conflicto entre reforma y revolución.
Las posturas reformistas y socialdemócratas juegan un papel de “poli bueno” que constituye un pilar del sistema capitalista.
La necesidad de que existan una serie de principios básicos que unifiquen todas las luchas es acuciante, al menos para todxs aquellxs que han tomado la decisión de no pedir, sino luchar por sus derechos. Organizar y reforzar las luchas debe ser una prioridad de toda la militancia revolucionaria.
Ése es el único camino si queremos dar respuestas simultáneas y unitarias ante la ofensiva del capitalismo, un camino que lleva a la expropiación necesaria de los bienes de los poderosos.
El objetivo de la Unidad Popular de Clase es acompañar y apoyar la organización de las luchas hasta que haya un comité en cada ciudad, en cada pueblo, en cada barrio.
La existencia de la lucha de clases es una verdad fundamental que los poderosos conocen perfectamente, y es necesario que la clase trabajadora tome conciencia de eso también y actúe en consecuencia. Es hora de que la clase dominante también pase miedo.


Objetivos de base por los que lucha UPK:


-No al pago de la deuda.

-Derrocamiento del régimen monárquico instaurado por la Transición.

-Depuración de los aparatos del Estado y derogación de las leyes represivas.

-Derecho de autodeterminación de los pueblos.

-Propiedad pública de los servicios básicos y de los recursos naturales.

-Plena igualdad de las mujeres y pleno derecho a decidir sobre su cuerpo.

-No a la discriminación de inmigrantes, homosexuales y otras minorías marginadas.

-No a la OTAN, las bases y los gastos militares.







Ya existen asambleas de Unidad Popular trabajando por estos objetivos en diferentes barrios y pueblos como Parla, el Corredor del Henares, Barajas, Zona Noroeste, Moratalaz, Vallecas, Pacífico, Prosperidad, y más se formarán en el futuro.
El movimiento popular debe ser consciente de que los poderosos no se van a dejar expropiar y arrebatar el poder voluntariamente, sino que hay que arrancárselo.
Juan de UPK afirma libertad de discusión, de debate, de pensamiento, siempre dentro de los pilares básicos que sostienen la Unidad Popular, es una seña de identidad del proyecto. La construcción del referente no se concibe como un monopolio, sino como un proceso abierto y participativo en el que es necesario compartir trinchera.



Se abre un turno de preguntas y debate.


E plantea que el proyecto es muy ilusionante, pero pide que los ponentes se posicionen acerca de la lucha contra el patriarcado, aunque afirma que está incluido en los puntos fundamentales. Sostiene que el proyecto fracasará si no es capaz de asumir la lucha antipatriarcal como un elemento básico de la identidad de la Unidad Popular de Clase. El feminismo planteado debe ser de clase. Resalta también la importancia del lenguaje, pues la inclusión es esencial: el lenguaje crea pensamiento.
-Carlo Frabetti: cuando se menciona el esfuerzo de los aparatos de los Estados capitalistas para desprestigiar el discurso marxista, lo mismo ocurre con el feminismo. Cuando el poder se dio cuenta de que la lucha antipatriarcal tenía un gran poder transformador, se inició una contraofensiva ideológica similar a la lanzada contra la izquierda revolucionaria. Una de las tareas fundamentales del referente cultural debe ser recuperar y devolver toda su importancia a los grandes argumentos transformadores del siglo XX, y uno de los más importantes es, sin duda, la lucha por la enmancipación de las mujeres. Todo proyecto anticapitalista debe ser antipatriarcal.



F plantea que algo muy importante es la incorporación del movimiento obrero y el movimiento vecinal al proyecto revolucionario. Sin estos dos elementos, cualquier proyecto queda cojo.

D pregunta que aunque la forma de funcionamiento es asamblearia, si se ha decidido cómo llegar a los objetivos previstos, si se ha pensado en la representación electoral participando en el parlamento del Estado, y cómo se puede hacer para no caer en el reformismo.
-Juan (UPK) responde que no hay camino, se hace camino al andar. El camino lleva a enfrentarse directamente al corazón de la crisis capitalista. Un programa reformista está condenado a perecer y a crear problemas a los sectores desfavorecidos de la sociedad. De considerarse necesario, se emplearían mecanismos electorales para denunciar el oportunismo y se usaría como una herramienta en la medida en la que fuese útil. Sin embargo, no se ha valorado por ahora emplear herramientas electorales.


M plantea que UPK no se define como comunista. Expresa que lo “popular” está fuera del movimiento proletario, de la lucha de clases. Considera que los análisis de Marx y Engels son acertados a la hora de definir la sociedad actual. Plantea que el único camino posible es la revolución comunista mundial, y que cualquier otra cosa no lleva a ninguna parte. 

T pregunta que la izquierda siempre hace grupos separados, mientras que la derecha está unida. Pregunta qué posibilidad real tienen estos pequeños grupos de izquierda para conseguir sus objetivos con la ley electoral que tenemos hoy en día.


-N de UPK responde que la Unidad Popular no se crea con la voluntad de que sea una sigla más. Marx dice que más vale cualquier paso en el terreno de lo real que mil programas. El régimen de la Transición ha definido una izquierda constitucional corrompida, y que no ha hecho más que rendir todos sus planteamientos. La Unidad Popular cree que la acción de pequeños grupos no basta, especialmente si blanden unas cuantas verdades y esperan que las masas vayan detrás. Plantea que el pueblo está inmerso en un recorrido que UPK debe acompañar y apoyar, pero estas luchas populares no llegarán a ningún sitio si no se plantean la toma del poder político como algo fundamental para conseguir sus objetivos. Movimientos como el antiglobalización o el 15-M no han sido capaces de construir nada en firme por carecer de objetivos políticos claros. No se contempla la vía electoral en este momento, especialmente sin haber hecho el trabajo necesario previamente de construcción del poder popular. La herramienta electoral no es la herramienta que permite destruir lo existente para construir lo nuevo. El movimiento popular poderoso que se enfrenta al poder establecido puede plantearse acceder a las instituciones en un momento determinado, siempre que lo tome como una herramienta y sepa que es un callejón sin salida. Afirma también que la Unidad Popular de Clase no renuncia a la formación política, pero tiene la firme convicción de crearse en la lucha. Dice que: “UPK no existe para mirarse el ombligo, sino para apoyar la fuerza real de la lucha de la gente de los barrios y los pueblos, y darle una perspectiva política a la misma”.
La UPK como movimiento político de clase debe tener esas características.



P dice que no se debe mitificar la unión, especialmente si es a cualquier precio. La única unidad posible es la que se forma en torno a la lucha. Afirma que UPK se centra en crear tejido social, en apoyar la lucha en las calles.


Mikel da las gracias por asistir a las personas que han acudido y reafirma en la convicción de que el objetivo de UPK es convertirse en un referente de lucha.
Los y la ponente se muestran convencidos de que la lucha feminista, el movimiento obrero, y el movimiento vecinal, son elementos imprescindibles de la lucha contra el sistema.


Se concluye:


La lucha es el único camino.




Unidad de acción.


Sí se puede.

jueves, 20 de junio de 2013

Entrevista de LaHaine

LaHaine entrevista a Unidad Popular de Clase






A las puertas de la presentación pública que Unidad Popular de Klase realizará este viernes en el CAUM y con el eco de las movilizaciones contra la privatización de la sanidad que se han realizado estos días en Vallekas (y en las que militantes de UPK fueron activos participantes), desde La Haine entrevistamos a David, su portavoz de prensa.



La Haine.- ¿Qué es UPK? ¿Una asamblea, un movimiento, una organización?

Unidad Popular de Clase.- Estrictamente Unidad Popular de Clase (UPK) es un movimiento político en construcción que se organiza a partir de colectivos de personas y grupos en cada barrio y cada pueblo sobre la base de un documento político básico (se puede leer aquí).

Los principios políticos se articulan en torno a: No pagar la deuda y cuestionnar nuestra pertenencia al euro y a la UE, la ruptura con el régimen de la Transición y todas sus estructuras, empezando por la monarquía, la propiedad pública de la banca, las grandes empresas, recursos naturales y servicios públicos, el derecho de autodeterminación y la salida de la OTAN.

Lo más importante y específico de UPK, sin embargo, no son las declaraciones, sino la firme voluntar de construir el poder popular capaz de llevarlas a cabo.

Lo que pretendemos que nos caracterice es la firme voluntad unitaria y de lucha, que se nos conozca por nuestros hechos. Un ejemplo es la lucha por la sanidad en Vallecas.

LH.- ¿Por qué otra sigla más en la ya abundante variedad de siglas existente en Madrid?

UPK.- Como las siglas no son más que el nombre que se le da a un proyecto determinado, lo que hay que preguntarse es si lo que hay cubre las necesidades políticas del movimiento popular en este momento. Hay que preguntarse si está cubierto el espacio político y organizativo que necesitamos.

No hay más que echar un vistazo alrededor y ver cómo estamos para entender que no vamos bien y que es necesario construir como no se ha hecho hasta ahora para cambiar esta situación, que tampoco se había dado: desahucios a granel, el nivel de desempleo creciente y sin horizonte de solución, miseria cada vez más creciente, colas en los cubos de basura de los supermercados de cualquier barrio para intentar coger la comida caducada, la salud camino de ser más privilegio que derecho, restricción progresiva(mente) de la formación académica para que solo las clases pudientes puedan estudiar, cada vez los ricos son más ricos y lxs pobres son más pobres, etc.

Iniciamos la construcción de UPK con el convencimiento de que el planteamiento de ruptura radical con el orden existente es lo único que responde realmente a los gravísimos problemas que el pueblo trabajador tiene planteados. Sabemos que hay otros proyectos como el que está promoviendo Izquierda Anticapitalista, con sectores de IU, el Frente Cívico, EQUO, etc. que pretenden hacer la Syriza española. Creemos que en la carrera de fondo que nos espera habrá gente que se fascine con soluciones fáciles que, quizás puedan cosechar éxitos electorales, pero eso no irá muy lejos. El propio ejemplo de Syriza en Grecia hace evidente que, ante el mínimo riesgo de que ganara a las elecciones, sus dirigentes ya le aseguraron a Ángela Merkel que Grecia no saldría del euro, ni de la UE y cambiaron en el programa, la salida de Grecia de la OTAN, por “que se disuelva la OTAN”.

Por ello, ninguna opción que no esté basada en principios firmes y en la construcción de poder popular sobre esa base, tiene posibilidad de sostener las enormes presiones que desde el poder se desencadenan y que dieron al traste con fuerzas reales como el PCE o el poderoso PC de Italia.

Creemos que debe trabajarse en cada manzana de cada barrio, de cada pueblo y cada ciudad, para ir creciendo así, desde lo más básico primero, en las necesidades de la gente antes que en despachos y poltronas institucionales, trabajando en los colegios, los ambulatorios, las empresas, las asociaciones vecinales... juntando leña y trabajando como los dedos de una mano: cada cual por su lado pero con la puesta en común de ser parte de una misma mano y que llegado el momento se repliegan todos juntos para formar un puño. En otras palabras: trabajando para crear poder popular.

LH.- ¿Qué representa vuestro lema "toda la riqueza y el poder para el pueblo"?

UPK.- Se plantea una reivindicación ante el secuestro de soberanía que está suponiendo el pago de la deuda, que es una cuestión absolutamente ilegítima y de imposición de unos cuantos banqueros, empresarios, y políticos con importantes intereses económicos propios, a los bolsillos cada vez más desangrados del pueblo.

No es posible resolver los problemas de la gente sin enfrentar la propiedad privada de los bancos, grandes empresas, de la tierra, el agua, los servicios públicos. Todo eso debe estar en manos del pueblo y ser planificado democráticamente por cada uno de los pueblos que integran el estado español para atender a sus necesidades. Por lo tanto no hablamos sólo de recursos, sino de cambios básicos en el ejercicio del poder y con él en algo tan importante como la cultura.

Un ejemplo claro de lo que supone el poder del pueblo y la lucha real y encarnizada que hay encima de la mesa entre este y esos pocos y que de mil maneras se nos intenta ocultar, lo hemos tenido estos días en Vallecas. La movilización de un barrio contra la aplicación de los planes de privatización de la sanidad pública terminó el lunes con 14 personas detenidas (varias, por cierto, de UPK) y en seguida se hizo piña contra esta injusticia y se montó una concentración en la puerta de la comisaría para pedir su libertad inmediata, la cual se ha consiguió en unas pocas horas por la presión de toda esa gente que allí estaba, porque con los cargos de que acusan a lxs detenidxs lo más probable es que no hubieran salido hasta el día siguiente.

LH.- Este viernes 21 en el CAUM realizaréis una presentación pública de UPK. ¿Qué se espera del acto?

UPK.- Esperamos darle vida en la luz pública, que se sepa que aquí estamos y por qué. Y esperamos que el proyecto, que ya tiene semillas en varios barrios y pueblos de Madrid, llegue a través de esta presentación a más gente que se pueda interesar y con la que construir colectivamente algo que tantísima falta nos hace en tanto que unidad, de todxs y todxs por un fin común y con unos principios básicos; popular, porque es del pueblo trabajador de quien nace y a quien pretende servir; y de clase, porque es la clase obrera la que marca el camino.

En definitiva porque asumimos como planteamiento de fondo que no importa el partido que esté en el gobierno sino qué clase social tiene el poder.

martes, 18 de junio de 2013

Concentración




SU REPRESIÓN NO PUEDE PARAR NUESTRA LUCHA


HEMOS TOMADO LA HUMILDE DECISIÓN DE NO RETROCEDER

miércoles, 12 de junio de 2013

La necesidad de la UNIDAD POPULAR

La necesidad de la UNIDAD POPULAR


Editorial de InSurGente.org




Reuniones interminables, desencuentros, suspicacias con tal o cual persona, con la trayectoria curricular de tal otro, pero todo indica que el 21 de este mes se alumbra una organización que aspira a aglutinar a la izquierda revolucionaria. Esto es, muy al margen de la Cumbre del cuarteto PSOE+IU+CCOO+UGT, pero muy ligada a las batallas antifascistas que se vienen desarrollando en muchas ciudades. El escritor y matemático Carlo Frabetti, junto a Mikel Jiménez y Elena Ortega (la madre de Alfons) van a verbalizar lo que era una necesidad pedida por mucha gente, que la izquierda combativa tuviese un referente político. Es más que posible que en la UNIDAD POPULAR DE KLASE vayan a confluir personas y organizaciones que harán viable esta propuesta. La redacción de inSurGente se ha puesto en contacto con conocidos militantes sociales, que le han confirmado que, efectivamente, participarán de un modo activo de esta propuesta política. Un ideario básico y aglutinador como es:No al pago de la deuda. Cuestionamiento de la pertenencia al euro y la UE. No a la OTAN, las bases y los gastos militares. Propiedad pública de la banca, las empresas, los servicios básicos y de los recursos naturales. Derrocamiento del régimen monárquico instaurado por la Transición. Derecho de autodeterminación de los pueblos. Depuración de los aparatos del Estado y derogación de las leyes represivas. Plena igualdad de las mujeres y pleno derecho a decidir sobre su cuerpo. No a la discriminación de inmigrantes, homosexuales y otras minorías marginadas;  parece suficiente para que miles de personas se sientan identificadas y comprometan su esfuerzo militante. Queda por definir las alianzas y estrategias para con organizaciones de parecido perfil que ya vienen trabajando en el Estado, esto es, Nos-UP en Galicia, Sortu en Euskadi, CUP en Catalunya o la CUT-BAI en Andalucía, pese a que esta última continúe, presa de sus contradicciones, dentro de IU-CA. 


jueves, 6 de junio de 2013

Presentación de la Unidad Popular de Clase





En los últimos años, junto a la intensificación de la histórica lucha de las trabajadoras y los trabajadores por sus derechos, hemos asistido al surgimiento de nuevas formas de resistencia y de protesta protagonizadas por jóvenes sin futuro, ancianos depauperados, mujeres discriminadas, inmigrantes esclavizados y otros colectivos especialmente ultrajados por la barbarie capitalista. Pero la dispersión y el escaso nivel organizativo de estos importantes movimientos sociales facilita su neutralización -cuando no su manipulación- por parte de los poderes establecidos.

Por lo tanto, es imprescindible y urgente que nos organicemos alrededor de un programa político desde las bases, desde los barrios y los pueblos, desde los lugares de trabajo y estudio. Un programa político que signifique una negativa tajante al pago de la deuda, el cuestionamiento de la pertenencia a la UE, y la  ruptura definitiva con el régimen de la Transición, como único camino para que toda la riqueza esté realmente al servicio del pueblo y todo el poder en sus manos.